• Registro

Usuario tatango

Antigüedad: 2 años (desde Sep 23, 2015)
Tipo: Usuario registrado
Nombre Completo:
Lugar donde vives:
Sitio web:
Algunos datos sobre tu persona:

Actividad de tatango

Puntos: 180 puntos (lugar #12)
Preguntas: 1 (1 con la mejor respuesta elegida)
Respuestas: 0
Comentarios: 5
Ha votado en: 0 preguntas, 0 respuestas
Otorgados: 0 votos positivos, 0 votos negativos
Recibidos: 3 votos positivos, 0 votos negativos

Muro de tatango

Por favor, ingresa o regístrate para publicar en este muro.
Su pregunta es excelente.  Todo cristiano que escudriña y busca conocer más a Dios nos hemos preguntado lo mismo.
  
La esencia del hombre es su hombre interior.  Lo que le provee vida a un cuerpo físico es el espíritu del hombre.  Este espíritu del hombre puede estar conectado o desconectado de Dios.  Estar desconectado de Dios es estar muerto en tu hombre interior, estar conectado con Dios es estar vivo en tu hombre interior.  Por eso cuando leemos Romanos 5:12 en adelante vemos que la muerte que pasó a todos los hombres como consecuencia del pecado del primer Adán fue la muerte espiritual, no la física.
   
Cuando Dios dice en Génesis 3:22 “Y dijo  Jehová Dios: he aquí el hombre es como uno de nosotros,  sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano,  y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.”  Esto lo que  significa es que el primer Adán nunca comió del árbol de la vida, porque el fruto que producía este árbol proveía vida eterna.   Y si hubiera comido de este árbol, una sola vez hubiera sido suficiente para adquirir la vida eterna, no tendría que estar comiendo constantemente de él.  Es como como cuando nosotros aceptamos a Jesús como nuestro Salvador que no tenemos que estar naciendo constantemente de nuevo.  Cuando recibimos al Señor recibimos la vida eterna.

Juan 10:28 Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán ni nadie podrá arrebatármelas de la mano….”

Juan 3:16 “para que todo aquel que en él cree, no se pierda sino que tenga vida eterna…”

1 Juan 5:13 “Les escribo estas cosas a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios para que sepan que tienen vida eterna”

Cuando aceptamos a Jesús como nuestro Señor, somos vivificados en nuestro espíritu, nos unimos al Espíritu de Dios, nos convertimos en templo del Espíritu Santo (1Co.6:17 en adelante)  y tenemos vida eterna, la vida eterna que proveía el árbol de la vida.
 
Entonces, como muy bien usted se pregunta, si el hombre hubiera tenido vida física eterna antes del pecado del primer Adán, pues era innecesario un árbol que se la proveyera.  
Entonces no tenía vida eterna física.  
Pero  tampoco podemos decir, que aunque no tenía vida eterna física el comer del árbol de la vida se la proveía, porque entonces tendríamos que preguntarnos; porqué ya habiendo el hombre experimentado el nuevo nacimiento, y habiendo ya sido reconciliado con Dios al recibir a Jesús,  y tener acceso nuevamente a la comunión con Dios, ¿todavía continúa el hombre muriendo físicamente?  

Definitivamente la única respuesta es que la muerte física no fue consecuencia del pecado del primer Adán.  La palabra es clara cuando dice que el hombre, el primer Adán, fue formado del polvo de la tierra.  Y la Palabra de Dios dice que el polvo a la tierra volverá.  Pero el polvo que vuelve a la tierra es la carne que cubre el cuerpo, porque el espíritu del hombre que ha experimentado el nuevo nacimiento aunque muera físicamente continúa vivo en Cristo por toda la eternidad.

Eclesiastés “Acuérdate de El antes que se rompa el hilo de plata,  se quiebre el cuenco de oro, se rompa el cántaro junto a la fuente, y se haga pedazos la rueda junto al pozo; entonces volverá el polvo a la tierra como lo que era, y el espíritu volverá a Dios que lo dio.

Por eso el apóstol Pablo dijo
“¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Más gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

El hombre murió espiritualmente, fue desconectado del ámbito del Espíritu de Dios, fue sacado del Huerto, pero llegó Jesús, el Cristo, la Simiente prometida, y nos restauró nuevamente el acceso al árbol de la vida, por eso Él dijo “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”  Él nos dio nuevamente acceso al Huerto, al árbol de la vida, cuyo  fruto es vida eterna en Cristo por los siglos de los siglos.

(Apocalipsis 20:6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en primera resurrección; la segunda muerte (la espiritual) no tiene potestad sobre estos.  
El vino a restaurar lo que se perdi☺…..y ya lo hizo.  
La consecuencia del pecado fue la muerte espiritual y todo el que acepte a Jesús es vivificado en el espíritu.  La muerte física nunca fue consecuencia del pecado del hombre.  Ningún lugar de La Palabra de Dios enseña eso. Por el contrario dice que “está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio”

Así que la decisión que el hombre tiene que tomar continúa siendo la misma ¿de qué árbol quieres comer?  Yo le sugiero a todo aquel que quiera vida eterna que se arrime al ARBOL QUE PROVEE VIDA ETERNA, LA VIDA ETERNA QUE SOLO PROVEE CRISTO JESúS.  El ARBOL del que el primer Adán nunca comió...

Ileana
por ileana May 15, 2016
...